🧪 EL PODER DE DAR

“La pregunta más importante a la que todos tenemos que responder es ¿vivimos en un universo hostil o en un universo amigable”

– Albert Einstein

Dar no es solo una herramienta, Dar es la fuente de la verdadera abundancia, cuando damos a los demás también nos estamos dando a nosotros mismos, nos estamos dando Amor, el Amor es energía, no tiene nada que ver con el mundo físico, nuestros ojos no lo pueden ver, pero si que la podemos sentir y expresar.

Dando Amor nos damos recíprocamente amor a nosotros mismos y el otro recíprocamente tenderá a darnos Amor, así creamos un flujo que se retroalimenta, creando una verdadera fuente de Amor.

Dar Amor es saludar a todas las personas con las que nos cruzamos normalmente, sonreír, ayudar siempre que esté a nuestro alcance, no ser indiferentes, todas estas acciones nacen cuando hay Amor dentro de nosotros, pero también se pueden actuar sin sentí nada adentro así que no te confundas, si lo haces porque te sientes mal de no hacerlo, eso no es amor, es miedo, miedo a que si no lo haces eres malo, haz las cosas cuando te nazca hacerlas no porque te sientas obligado a ello, eso no es natural y solo puede provocar angustia.

Aclaremos que el amor no es el deseo de estar con otra persona como nos han enseñado, eso no es amor es apego, el Amor es libre de miedo, el apego es fuente de miedo y sufrimiento. Cuando confundimos el Amor con el apego pensamos que el amor es una fuente de sufrimiento pero estamos equivocados, el problema es que no estamos llamando a las cosas por su nombre.

No digo que este mal tener una relación con otra persona, siempre y cuando se base en el flujo de retroalimentación del amor, y no en el del miedo, el del amor se basa en “Que puedo dar”, el del miedo en “Que puedo conseguir”.

Todos somos Amor en el fondo pero nos confundimos tanto identificándonos con el personaje que nos tocó ser, que pensamos que estamos separados de los demás, nos creemos que lo verdadero es lo que nuestros ojos nos muestran y lo que suene más lógico, nada más. Pensando así es más lógico comprar una mansión para ser feliz que tener una familia que se ame y apoye.

No estoy en contra de la mansion, también es parte de nuestra libertad cumplir nuestros deseos mientras no afectemos a los demás, está bien comprarte un mansión si puedes y quieres hacerlo, lo único que te digo es que de hay no proviene la felicidad.

Nos equivocamos al pensar que cuando vayamos a tener esa mansión o esa cosa de la que estamos tan provocados vamos a ser felices, las cosas materiales no son ninguna fuente de felicidad, no lo pueden ser, solo son una herramienta física que cumple una función física, la felicidad no es física, nace del Amor en nuestro corazón y de compartir ese amor con los demás, de ninguna otra parte, deja de buscar la felicidad allá afuera porque nunca la vas a encontrar, no podemos encontrar algo donde no está, el amor solo lo podemos encontrar dentro de nosotros mismos y cuando lo sentimos podemos compartirlo con los demás, pero nunca viene de los demás hacia nosotros.

Cuando pensamos que proviene de allá afuera es muy lógico creernos que parecer felices a los ojos de los demás es una fuente de felicidad, pensamos “si los demás me ven bien, supongo que estoy bien”, si suena ridículo y todos sabemos perfectamente que esto no es verdad, no puede serlo pero nos mentimos a nosotros mismos hasta que nos convencemos de que es así y olvidamos fuente de verdadera felicidad, hacer felices a los demás.

Empieza a enfocar tu atención hacia adentro, mira cómo te sientes tú adentro, deja de hacerle caso a tu mente que habla y habla, respira profundo y siente tu cuerpo. Ahí adentro está el Amor, encuéntralo.

Cuando encuentres tu Amor este lo vas a empezar a transmitir a los que te rodean, estos te notarán muy diferente y se acercarán a ti porque todos queremos Amor, algunos hasta envidia te tendrán porque no han encontrado su Amor y solo pueden transmitir miedo, esto no los hace malos sino personas a las que podemos ayudar, cuando encontramos Amor en nosotros no vemos a los demás como malos sino sentimos compasión por ellos.

Ya es hora de que dejemos de ser indiferentes y expresemos nuestro Amor para que a nadie se le vuelva a olvidar nunca cual es su verdadera identidad, que definitivamente no es ese personaje que nos hemos formado a lo largo de la vida, eso es una construcción de nuestra mente basada en percepciones, experiencias, y demás, no es algo real es más bien algo virtual.

Te imaginas un mundo donde todos volvamos a recordar nuestra verdadera identidad, que se deje de provocar tanto sufrimiento inútil, esto se logrará cuando todos nosotros cambiemos interiormente y este no es un trabajo que ninguna persona pueda hacer por otra, cada quien es el único que puede encontrar su Amor dentro de si mismo, los demás solo podemos transmitir nuestro Amor para facilitar que los demás lo recuerden, nada más, así que ocupémonos de encontrar el amor en nosotros y no en el de al lado, con que lo encontremos en nosotros ya estamos ayudando lo máximo que podemos a los que nos rodean.

Seamos y compartamos Amor.

Gracias por leer SiendoCreciendo, si esta información te ah ayudado, puede ayudar a mucha gente así que compártela, esta es una forma de compartir Amor.

Pablo Ordóñez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .