¡Esperar un momento! ¿Hacia donde te dirges?

“Un día despertarás y descubrirás que no tienes más tiempo para hacer lo que soñabas. El momento es Ahora, actúa!”

– Paulo Coelho

A veces vivimos tan atentos a las situaciones actuales; de trabajo en trabajo, de preocupación en preocupación, de una situación a la otra.

La vida se puede comparar con un viaje en bicicleta, pedaleamos y pedaleamos y así avanzamos y avanzamos.

Pero a veces en este viaje viene muy bien hacer una parada, respirar y pensar ¿Hacia donde me dirijo y por qué estoy yendo allá?.

La verdad es que mientras pedaleamos no tenemos tiempo para estar pensando hacia donde nos dirijamos, enfocamos toda nuestra atención en pedalear, y eso está muy bien.

El problema es cuando nos saltamos varias de estas paradas, llegamos a un momento que se nos olvida que hay paradas y su importante función para fortalecernos, motivarnos y encoframos.

Cuando solo pedaleamos y no sabemos ni para donde vamos el sentido de nuestra vida se vacía cada vez más y nuestro corazón siente esto profundamente y empieza a mandarnos alarmas disfrazadas de lo que llaman “depresiones” y crisis existenciales.

Lastimosamente la parte del cerebro límbico , llamado también Corazón o inteligencia emocional, no habla con palabras, su lenguaje es el sentimiento y nuestro intelecto o lógica no siempre lo entiende adecuadamente produciendo mucha desarmonía en nuestra vida.

Gracias a dios existen estas alarmas pero lastimosamente nuestro intelecto no siempre las interpreta adecuadamente y el efecto es devastador.

Cuando aprendemos a comunicarnos con nuestro corazón entendemos que estas alarmas son realmente una señal que nos dice “¿Hacia donde te diriges?, Detente! No estamos en la dirección correcta!”

Pero al no entenderlo lo interpretamos como una vida miserable y empezamos ah echarle la culpa a todo de nuestra terrible situación, nos volvemos tóxicos y contaminamos a los demás, destruimos y nos auto destruimos.

Te invito a parar, respirar, reflexionar, preguntarte ¿Hacia donde me estoy dirigiendo? Y cuando lo tengas claro, te llenes de energía y vuelvas a sentir el poder de la motivación móntate a la bicicleta de nuevo y dirígete a tu lugar!

Gracias por leer Siendo Creciando, un abrazo.

Pablo Ordóñez

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .